TOP 5 - SAGAS ABANDONADAS (parte I)

miércoles, 21 de febrero de 2018


¡Buenas tardes gente bonica! Prometí ponerme al día con el blog así que como aún voy atrasada con mis lecturas, he decidido traer alguna cosilla para no dejaros sin entrada. Rebuscando entre alguna de las ideas que tenía preparadas antes de ese gran parón de hace dos meses, he encontrado la lista de mis sagas abandonadas. Soy una gran fan de las sagas. Me encanta leer una novela y saber que la historia va a continuar. Aunque casi siempre trato de acabar una novela, a pesar no me esté convenciendo, hay veces que lo mejor es dejar las cosas como están y pasar a otra lectura. Por eso aquí os dejo alguna de las sagas que he abandonado en los últimos años.



LA REINA ROJA – VICTORIA AVEYARD


Cuando se publicó la primera parte me llamó muchísimo la atención. Me hice con ella, la leí, me gustó y me quedé con ganas de más. El problema vino al leer la segunda parte. Sentí que había un bajón brutal tanto en la trama como en la acción. Por ese motivo decidí no comprarme la tercera novela y quedarme con que el primer libro me dejó buen sabor de boca pero que el resto de la historia no me causa la mejor curiosidad. Podré sobrevivir sin saber que fue de Mare. 



JUEGO DE TRONOS – GEORGE R. MARTIN

Leí el primer libro antes de comenzar a ver la serie. Hasta aquí todo maravilloso. Hay acción por un tubo, personajes muy bien trabajados y con un peso en la historia que es genial. El problema surgió cuando comencé a ver la serie y acabé adelantándome al libro. Sé que fue un error de principiante porque el libro me estaba gustando un montón, pero la serie avanzó más rápido que la lectura, y al cerrar el primer libro decidí no leer los demás, total, ya estaba enganchada a la serie.
Eso sí, no descarto darles una oportunidad más adelante.   

  


ERAGON – CHRISTOPHER PAOLINI   


El primer libro me dejó con una sensación rara. Me gustaba la trama como tal pero el desarrollo de la historia me pareció muy predecible y plano. Aun así, acabé el primer libro y decidí darle una oportunidad a Legend, la segunda parte.
Por desgracia, podría haberme ahorrado el tiempo empleado porque creo que a las 70 páginas lo dejé abandonado para siempre.     



 

YO ANTES DE TI – JOJO MOYES       

Amé este libro y sobre todo su final. Desde el principio formé parte de ese pequeño porcentaje de personas que comprendieron que era necesario dar ese final al personaje de Will. Precisamente ese es el motivo por el cual no he querido continuar con las demás novelas. En mi opinión, esta novela está cerrada y no necesito saber nada más para ser feliz cada vez que recuerdo lo precioso que fue disfrutar de estas páginas.
    


EL JUEGO DE ENDER – ORSON SCOTT CARD      


Cuando decidí leer esta novela reconozco que no estaba del todo convencida pero al final decidí darle una oportunidad porque mi cuñado me dio la turra y yo soy fácil de convencer. La trama de esta novela me resultó muy interesante y fue de los primeros libros de ciencia ficción que leí. La verdad es que estuvo bien, pero hasta ahí llegó mi entusiasmo porque no tengo intención de continuar con la saga, y menos después de leer algunas de las opiniones negativas que hay pululando por estos lares.





Hasta aquí llega mi top 5 de sagas abandonadas. He intentado ceñirme a lo de "Top 5" pero me dejo muchísimas en el tintero así que si queréis una segunda parte con alguna saga más, dejádmelo por los comentarios. Contadme si coincidimos en alguna o cuales están en vuestra lista de inacabadas.
¡Espero que tengáis un buen día gente bonica!

EL DÍA QUE SE PERDIÓ EL AMOR – Javier Castillo

jueves, 15 de febrero de 2018






«A las doce de la mañana del 14 de diciembre, una joven llena de magulladuras se presenta desnuda en las instalaciones del FBI de Nueva York con varias notas amarillentas en la mano.

El inspector Bowring, jefe de la Unidad de Criminología, intentará descubrir qué oculta la joven y su conexión con otro caso, el de una mujer que aparece decapitada horas más tarde y cuyo nombre coincide con el que estaba escrito en una de las notas. A medida que avance en la investigación se dará cuenta de que este caso abre antiguas heridas difíciles de cicatrizar.
»


¡Buenos días pequeña gran familia!
Ayer os pregunté qué preferíais ver por el blog y como ganó la opción de una reseña bonica, he decidido que ya era hora de subir la de esta maravillosa novela. No suelo ser pesada con mis lecturas pero reconozco que con la primera novela de Javier Castillo, “El día que se perdió la cordura” os aburrí bastante. Muchas personas acabasteis claudicando y hasta me disteis las gracias. Su primera novela me voló la cabeza. Hasta el momento apenas había leído novelas de este género y su obra me abrió una puerta a un universo que a día de hoy continua encantándome. Acabé con tantas ganas de más, que tenía miedo de que las expectativas me jugasen una mala pasada con esta segunda parte, pero os adelanto que no fue así. Una vez más el libro de Javier llegó en uno de los peores momentos, pero me ayudó brindándome una historia a la que merecía la pena huir durante un rato. 


El 14 de diciembre de 2014 aparece una joven completamente desnuda en las instalaciones del FBI. Al poco de detener a la joven descubren que lleva consigo una nota en la que figura el nombre de una mujer y una fecha. A las pocas horas, la mujer cuyo nombre aparecía en la nota, aparece muerta en un descampado. A partir de ese momento el inspector Bowring deberá unir todas las piezas que va encontrando por el camino o no podrá salvar a quienes están en peligro. Conforme más avance la investigación, el inspector se dará cuenta de que quizás uno de los casos que marcó su carrera, y que nunca logró descifrar, esté directamente ligado a todo lo que está ocurriendo. Puede que si se da tiempo, incluso logre salvar una vida que desde hace años daba por perdida. Por otro lado, Jacob y Amanda por fin creían estar a salvo, pero la aparición de una espiral pintada en su casa, les hará comprender que su pesadilla aún no ha terminado.

Si habéis leído la primera parte de esta bilogía, podréis ver las semejanzas entre ambas tramas. El autor nos vuelve a presentar un thriller psicológico, en el que vuelve a emplear ciertos recursos que fueron fundamentales en su anterior libro. Nos encontramos con un planteamiento muy similar, muertes y desapariciones inexplicables y un inspector dispuesto a investigar pero que no es capaz de comprender la magnitud real de lo que está sucediendo. También existe una trama paralela a la historia central, en esta ocasión centrada en la infancia de Carla desde el momento de su desaparición. Aunque esta parte al principio no me pareció muy interesante, reconozco que conforme iba avanzando comprendí que era algo totalmente necesario para poder cerrar partes que quedaron en el aire sin una clara explicación.


La pluma del autor me encantó y en esta ocasión no podía ser de otra manera. Ligera, amena y cercana, consigue una narración ágil que hace que nos olvidemos de que prácticamente acaba de aterrizar en el panorama literario. Aunque su baza más fuerte es sin duda el ritmo trepidante que se mantiene intacto hasta el último momento. Comienzas a leer y sin darte cuenta te has sumergido de lleno en la historia. Su manera de narrar lo que le va sucediendo a cada uno de los personajes, es magistral y es lo que dota de esa profundidad extra a la novela que hace que no quieras soltar el libro. Esta vez volvemos a ver saltos temporales y cambios constantes de narrador, lo que crea mayor incertidumbre si cabe y nos da una perspectiva global de la historia.


En cuanto a los personajes debo decir que eché en falta ver algo de evolución. Los que ya aparecieron en el anterior libro, continúan tal y como les dejamos, y así se mantienen a lo largo de la novela. Entiendo que esta parte se centra más en resolver los cabos sueltos de la trama principal, pero me hubiese gustado que se diese mayor protagonismo a algunos personajes como Jacob o Amanda. Aun así, esto es algo personal que me hubiese gustado ver, pero que no resta calidad a la novela. Si tuviese que mencionar a algún personaje relevante me quedo con el papel que juega Steven en el final de la novela, porque me emocionó con su decisión. Así mismo me gustó que Carla pudiese explicar su historia y todo lo que vivió. Creo que era algo totalmente necesario para la bilogía.


El día que se perdió el amor es un cierre de bilogía a la altura de las expectativas, lleno de intriga y suspense pero también de amor y lucha. Con un ritmo trepidante y una narración amena y cuidada, es una novela a tener en cuenta y que sin lugar a duda os recomiendo leer.  

NO ERES MI TIPO – Chloe Santana

lunes, 12 de febrero de 2018


«Querido diario:

Esta soy yo. Torpe, bocazas y experta en meterme en líos. Mi psicóloga dice que hay que tomarse la vida con humor, pero no le veo la gracia a que mi novio me haya dejado por otra. O a que mis padres vayan a divorciarse. ¿El mundo se ha vuelto loco? ¿Es que ya nadie cree en el amor? Pero, hey, no pienses que mi vida es tan mala.

Tengo un gato llamado Apolo, escribo y acabo de encontrar un empleo como secretaria del señor míster Simpatía. Lo de míster Simpatía es ironía, porque mi jefe es un tipo serio, frío y amargado. ¡Y está como un queso! Cada vez que no repara en mi existencia -la mayor parte del tiempo-, me quedo observándolo con cara de placer. ¿El problema? Además de tener novia, me mira como si yo fuese el bicho más raro del planeta.


Me llamo Ana, tengo 25 años y soy una pringada. Esta es mi historia.
»


¡Buenos días de lunes familia! Antes de comenzar con la reseña necesito contaros algo. Si 2017 acabó mal, este 2018 ha empezado peor. El mes de Enero ha sido demoledor. Sabéis que he estado mala 15 días con un virus que me ha dejado molida y con 5 kilos menos, pero el principal motivo por el que he alargado ese merecido descanso, es otro muy diferente. En mi familia estamos viviendo una situación muy dura desde hace semanas. He visto a mi madre llorar mientras a mis hermanos y a mí nos inundaba la rabia y la impotencia. He comprendido de la forma más dura que las personas son capaces de jugar con los sentimientos de los demás por venganza. O por dinero, aun no lo tenemos claro. No quiero entrar en detalles, lo único que quiero es que me entendáis y respetéis. Sé que cada vez que he estado mal y he necesitado parar, lo habéis entendido, por eso quiero que sepáis que mi intención es volver a la normalidad lo antes posible, pero no sé cuándo ni cómo va a ser. 

Para la reseña de hoy os traigo una novela que me llegó a casa hace unas semanas de mano de Edición Anticipada. Al ver las novedades que ofrecía la editorial me topé con esta y aunque la portada no logró convencerme, si lo hizo su maravillosa sinopsis. Al leer esa pequeña introducción que nos hace la protagonista sobre su historia, tuve la sensación de que la novela iba a guardar una de esas historias divertidas, ágiles y amenas. Justo lo que más necesitaba yo en este momento. Por ello no dudé ni un instante en hacerme con ella, y os adelanto que no me equivoqué ya que he devorado la historia de Ana en apenas dos días y me ha dejado con buen sabor de boca.

Aunque ha pasado algún tiempo, Ana es incapaz de asumir la traición del que fue su novio desde la adolescencia. Por si su vida sentimental no fuese lo suficientemente nefasta, decide dejar su trabajo como cajera de la noche a la mañana, quedándose sin trabajo y sin apenas dinero para vivir. Cuando la situación se torna insostenible y Ana está al borde de la desesperación, logra una entrevista de trabajo para un puesto de secretaria en una empresa de publicidad. La entrevista resulta ser cuanto menos curiosa, pero cuando piensa que todo está perdido, recibe una llamada diciendo que el puesto es suyo. Los problemas aparecen en cuanto conoce a su jefe, Ángel Ferrer, al que las secretarias le duran un par de semanas como mucho. Ana tratará de seguir en su puesto a pesar de que Ángel no esté dispuesto a ponérselo fácil.


La trama me convenció desde el primer momento porque me resultó una idea sencilla pero bien tratada. Nos encontramos con la típica historia de amor en la que el jefe y su empleada se pasan los días retándose por culpa de la tensión sexual que está pululando por el ambiente. Es cierto que no hay una trama novedosa, ni grandes giros argumentales, pero os recomiendo darle una oportunidad a la novela porque es muy divertida. Esta es una de esas historias que entretienen por su sencillez y naturalidad. Sin grandes pretensiones ni sorpresas, la autora es capaz de hacer que la historia de Ana te atrape y enganche, y a veces con eso es suficiente.


No había leído nada de la autora pero reconozco que su pluma me ha gustado mucho y quiero leer más cosas suyas. A nivel narrativo nos encontramos con un lenguaje fresco y ameno que dota a la novela de un ritmo ágil y dinámico que hace que el libro te dure un suspiro. Sin apenas darte cuenta te has plantado en la recta final de la historia y estás a punto de acabar la novela y no sabes ni cómo. Me gusta mucho el recurso de enfocar la narración en forma de diario. En este caso Ana nos cuenta lo que le va ocurriendo a través de lo que ella misma escribe en su diario Pepe. En un principio me causó cierto recelo porque esperaba encontrarme párrafos interminables y muy pocos diálogos. Por suerte cada capítulo comienza dirigiéndose al diario pero la narración es normal y está muy bien integrada.


Los personajes están bien definidos pero algo estereotipados. En el caso de Ana encontré un toque más personal que la convierte en una protagonista real de las que te encariñas fácilmente. Es la típica chica que no tiene filtro mental, pero eso no la convierte en la protagonista tonta, sino que la autora crea una chica inteligente y mordaz. Algunas de las decisiones que toma no me acabaron de cuadrar con su personalidad y creo que contribuyen a meterla dentro del estereotipo que impera en estas novelas. Aun así me gustó bastante. Ángel me creó sentimientos confusos. Creo que es un buen protagonista porque a pesar de que este tipo de historias nos tengan acostumbrados a chicos malotes y rompecorazones de medio pelo, él escapa de ello. Esta cerca, pero no es igual. Lo que no me gustó fue que se incluyese un “pasado oscuro”. Me pareció algo innecesario que no dota a la novela de mayor profundidad, sino que reproduce una idea que está muy mellada en este tipo de personajes. Quitando estoy algunas decisiones, me gustó su papel en la novela y la forma en la que trata a Ana. De los secundarios diré que ninguno me ha cautivado pero tampoco me han desagradado, aunque Maca, estuvo cerca de lo segundo.



No eres mi tipo es una comedia romántica fresca, ágil y amena que te leerás en un suspiro. A pesar de no aportar nada nuevo, logra enganchar por su divertida protagonista. Si os gustan este tipo de historias que resultan perfectas para un domingo de sofá y manta, os la recomiendo sin lugar a dudas.